CONSERVAS EN ACEITE DE OLIVA

LAS CONSERVAS EN ACEITE DE OLIVA

Una semana más, seguimos con nuestros consejos y recomendaciones sobre el aceite de oliva virgen. Esta vez vamos a hablaros de las conservas en aceite. Esperamos que os animéis a probarlas.

Desde el origen de los tiempos, el ser humano ha buscado diferentes técnicas para conservar alimentos y poder así consumirlos fuera de la temporada. Hoy en día, gracias a los avances técnicos, estos métodos ya no son tan necesarios, pero se siguen utilizando como complementos del menú con un valor puramente gastronómico.

Cuando empleamos un buen aceite de oliva virgen extra, no sólo vamos a preservar el alimento, sino que realzaremos su sabor y propiedades.

Lo métodos más empleados para conservar alimentos en aceite de oliva son:

                Marinado: esta técnica nació principalmente como forma de conserva de carnes de caza mayor . De esta manera, además de preservar los alimentos se conseguía eliminar los sabores más fuertes, ablandarlos y aromatizarlos. Hoy en día este método se utiliza para todo tipo de carnes y  pescados.

Para un marinado se utilizan, además del aceite de oliva virgen extra, cuya finalidad es crear una barrera protectora que evite la entrada de microorganismos; vinagre, cuyo fin es ablandar el producto; y especias, que aportan aromas a la conserva.

                Escabeche: esta receta incorpora sal, azúcar, laurel, pimienta en grano, ajos, aceite de oliva virgen extra y vinagre o vino blanco. En este tipo de conserva el alimento debe ser cocinado previamente y, además de para  pescados, es frecuente utilizarlo en carnes de caza como la perdiz.

                Baño en aceite: En Aragón, hablar de conserva en aceite de oliva nos hace pensar en trozos de costilla, longaniza o lomo de cerdo. Pero esta técnica se emplea también para conservar pescados como el bonito, quesos y todo tipo de verduras. Se trata del método más sencillo, ya que consiste simplemente en sumergir el alimento, previamente cocido y troceado, en aceite de oliva virgen extra.

Algunos sencillos ejemplos de conservas en aceite que queremos compartir con vosotros son: el de queso y el de hierbas aromáticas.

La conserva de queso en aceite de oliva es muy sencilla, pero hay algunos  consejos que resultan esenciales a la hora de elaborarla y que nos ayudarán a preserva todos los nutrientes y el sabor del queso:

  • Lo más importante a tener en cuenta es la calidad, tanto del queso como del aceite. En este sentido, ya pocos dudáis que el Aceite de Oliva Virgen Extra Somontano es el ideal para preparar este tipo de conserva.
  • Elegir correctamente el envase en el colocaremos nuestro queso es esencial, siendo los más apropiados los de vidrio o barro. Tampoco hay que olvidar el tamaño, ya que así facilitaremos que se absorba el aceite con mayor facilidad.
  • A continuación trocearemos el queso en forma de tacos, teniendo en cuenta el tamaño del recipiente elegido, y cubriremos todas las porciones con el aceite de oliva.
  • Después, dejaremos reposar la preparación durante al menos dos meses, ya que es a partir de ese tiempo cuando disfrutaremos de toda la esencia de los productos utilizados.
  • Y por último, pero no menos importante, guardaremos nuestro recipiente en un lugar apartado de la luz y a no más de 20º.

Conservar hierbas aromáticas en aceite nos dará la posibilidad de utilizarlas en cualquier momento en nuestros platos. Este sencillo truco es fácil a la vez que sorprendente:

  • En este caso necesitaremos cubiteras de las que habitualmente se utilizan en el congelador para hacer hielo., introduciendo en ellas hierbas aromáticas frescas de hoja gruesa, como romero, tomillo, salvia u orégano, hasta los 2/3 de su capacidad.
  • Seguidamente, rellenaremos las cubiteras hasta el borde  con nuestro aceite de oliva virgen Somontano, las cubriremos con papel film y las guardaremos en el congelados durante, al menos, una noche.
  • Pasado este tiempo, retiraremos los cubos de la cubitera y los conservaremos en bolsas especiales para congelados durante el tiempo que queramos, de manera que estén disponibles en cualquiera momento para nuestras elaboraciones.

Si ponéis en práctica estos consejos y os animáis a compartir los resultados con nosotros, estaremos encantados de conocer vuestra opinión.

¡Buen provecho!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba