LOS CAMPOS DE ACEITES NOGUERO

DEL ÁRBOL A LA MESA. EL CICLO PRODUCTIVO DEL OLIVO.

Se acerca el otoño y todos estamos esperando con ilusión la nueva cosecha y, con ella,  la liturgia de convertir las aceitunas que se han cultivado con esmero en nuestras tierras del Somontano en el exquisito aceite de oliva virgen extra que degustaremos durante los próximos meses.

Crecimiento de inflorescencias

El olivo es un cultivo que prospera en las zonas con clima mediterráneo, donde los inviernos suaves son seguidos por primaveras soleadas y veranos calurosos.

El ciclo reproductivo del olivo da  comienzo con el aumento de las temperaturas a finales de febrero o principios de marzo con el crecimiento de inflorescencias. Esta etapa de brotación de las yemas depende en su totalidad de la climatología de la zona donde se asienta el árbol.

Hay dos tipos de brotes, los vegetativos, que terminarán siendo nuevos tallos con hojas y nuevas yemas; o los brotes de flor, que serán los responsables de la reproducción del olivo en la siguiente etapa.

Floración

La floración es la etapa culmen para el olivo que, al ser una planta de reproducción sexual, se llena de vitalidad para ser fecundada a mediados de mayo.

Esta etapa no dura más de tres semanas y en ella, las flores hermafroditas del olivo podrían dar lugar a nuevos frutos mientras que las flores macho expulsarían su polen para llegar a fecundar flores de olivos que pueden llegar a situarse a cientos de kilómetros de estas.

 Cuajado

En esta etapa, los pétalos se desprenden de las flores cuando han quedado fecundadas. El olivo produce una criba entre los frutos, desechando los que no pueda alimentar y quedándose únicamente con la mitad. Antes de la parada de verano, el fruto llega a la adolescencia con el endurecimiento del hueso. En este punto el olivo, según las reservas de agua irá engordando el fruto que, tras el estío, seguirá madurando hasta la época de recolecta. En esta etapa es importante hacer un seguimiento especial, vigilando posibles plagas que puedan afectar al olivo. También, habrá que dotarlo de agua si fuese posible y, sobre todo, no hacer labores intensas en el terreno.

Envero

El verano, con sus altas temperaturas obliga al olivo a economizar agua y nutrientes, y por ello los olivos se mantienen activos únicamente a primeras y últimas hora del día, manteniendo el fruto que tiene casi su tamaño final, de un color verde intenso.
Tras él  llega la época conocida como envero, etapa caracterizada por el cambio de color del fruto. La aceituna va pasando de aquel verde intenso a amarillento, después a granate y finalmente al negro que indica el fin del proceso.

Según la zona, por factores climatológicos, o según el tipo de olivo, el envero puede dar comienzo en el mes de septiembre o llegar a retrasarse hasta octubre o noviembre.

 Maduración

Llega tras el envero la época de maduración. La aceituna está lista para la recolecta y dará al agricultor el aceite que ha estado desarrollando en su interior. Tiende a pensarse que, tras el envero, cuanto más tiempo se tarda en hacer la recolecta, mayor cantidad de aceite tendrá.  Sin embargo, podría decirse que esta teoría es incierta, pues la aceituna seguirá teniendo el mismo aceite una vez culminada la etapa anterior.

De hecho, a pesar de que dejar pasar tiempo para la recolecta hace que ésta sea menos laboriosa por la facilidad de desprendimiento de la aceituna, o que el aceite puede ser menos amargo, los expertos recomiendan comenzar la recolección cuanto antes. De esta manera se evita la oxidación que puede hacer que el aceite pierda calidad. Además, también se evita que la aceituna pueda sufrir heladas una vez entrado el invierno y perder de esta forma sus propiedades o, incluso, que el olivo pueda producir menos al año siguiente por haber  tenido que soportar durante demasiado tiempo la cosecha actual.

 Reposo

Tras la recolecta llegamos a la parada de invierno y al reposo de la planta. El olivo descansará hasta que dé comienzo un nuevo el ciclo en primavera con la mejora de las temperaturas.

Este es el periodo para la labranza del terreno y para la poda del olivo.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

4 comentarios en “DEL ÁRBOL A LA MESA. EL CICLO PRODUCTIVO DEL OLIVO.”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba